viernes, 11 de septiembre de 2009

Ese lugar...

Despertar es lo que quiero hacer, para así terminar con esta pesadilla.

Mis pensamientos se corrompen, desaparecen como la niebla matinal, que al final siempre se desvanece. Poco a poco mi mente se va destruyendo. El vacío me rodea mientras yo… voy cayendo.


Ahora estoy en un lugar sin silencio, un lugar que me está consumiendo.

Rodeado de cientos de cuerpos inertes, rodeado de miles de cuerpos sin mente.

Rodeado de cuerpos rotos


Quisiera destruir, y que nadie pudiera detenerme, para luego poder inventar lo que llamamos vida.

Este momento para mí es una tortura, porque siento a la muerte en su estado más puro.

Ella me observa, y cuando grita, noto como destripa mi alma.


Tendré que viajar sin dirección, buscando algo que pueda salvarme.

Debo salir pronto de este lugar enfermo y podrido en el que me encuentro, en donde estoy rodeado de cuerpos rotos.

Solo hay cuerpos rotos.


4 comentarios:

Paloma dijo...

Me gusta lo que has escrito, pero lo que mas me gusta es la imagen que le has puesto. "El jardín de las delicias" del bosco, concretamente la parte derecha del tríptico, lo que supuestamente retrata "El infierno". He estudiado arte y te puedo asegurar que es mi obra favorita pero, la has visto en persona? en el museo del Prado? Lo pregunto porque si no has tenido el privilegio de verla, has hecho una muy buena descripción de lo que muchos pueden sentir cuando la tienen delante.

Enhorabuena ;) besos!!!

PUTOJUANDA dijo...

no, no he tenido la oportunidad de verla en persona, nunca he estado en Madrid :S

Si alguna vez viajo ahi intentaré pasarme a verla.

gracias por tu comentario! ^^

Eukasia dijo...

A menudo siento algo parecido... Me alegra de que lo compartas con el resto, porque hace que nos sintamos menos solos, en esa, la soledad del pensamiento no dicho.

PUTOJUANDA dijo...

muchas gracias por vuestros comentarios, asi da gusto ^^