domingo, 7 de marzo de 2010

Cómo ser ser humano

Ser animado racional, varón o mujer. (extraido de la Rae)

Esto también cuadra para la definición de Bugs Bunny, aunque estemos hablando en este caso de un conejo, con labia y algo zanahoriofílico.

Y a mi parecer, eliminaria lo de racional, se nos presupone demasiado...y también sacaria a los paralizados por alguna enfermedad, porque animados lo que se dice animados...son un poco muermos.

¿Qué es un ser humano? Un compendio de ilusiones y desilusiones, un ser influenciable por los pasos que dieron sus ancianos predecesores, y tan inconsciente de su situación que pide sus derechos cual pajarillo hambriento.

Somos los perfectos animales amaestrados, aunque no somos conscientes de este amaestramiento, pues nos han hecho pensar que es propio de cualquier buen humano que se precie hacer ese tipo de cosas que en realidad no sirven para nada.

Nunca crecemos, evolucionamos mendiante accidentes y buscando mejores formas de autodestruirnos como raza, somos niños que cambian palabras como chocolate y juguete, por política o religión...seguimos siendo caprichosos, cabezotas, inconscientes y egoistas.

No nos percatamos de nuestra existencia, somos agua que no es aborvida por la tierra gracias a nuestra vanidad en forma de piel. Nuestra intolerancia a los rayos del sol forma constelaciones de lunares únicas, las cuales algunas son pequeñas super-novas que pueden llegar a matarnos. Nuestras arrugas son antiguas sonrisas que piensas quedarse ahi para siempre, o preocupaciones inconclusas.

Nuestra vida se puede resumir en "no viví lo suficiente". Nos creemos seres único e irrepetibles, pero hemos logrado transformar la belleza del accidente de nuestra existencia en un patrón más bien soso.

Me sentaré hasta que el ser humano empiece a hacer la fotosíntesis y se vuelva a descubrir a si mismo como especie, que se reconozca como un ser tan preciado, que cuando muera, todos los seres del planeta lloren porque sea irrepetible realmente.

Espero a que nuestra piel desaparezca bruscamente como un estallido de una pompa de jabón y descubramos la nada que rodeaba, la nada que somos en realidad.

4 comentarios:

Oh là là dijo...

Gran elocuente estilo con algún toque de humor negro, chico utópico. Me ha gustado. Aunque tengo reservado un comentario que puede ser secreto de estado.

Mad Hatter dijo...

Estamos demasiado alienados con los grandes escaparates de las boutiques y con las lucecitas fluorescentes de las ciudades.

Nos apotronamos en el sofá viendo el programa basura-cotilleo de turno, engullendo la cena como cerdos frente al televisor. Viendo la vida de otros, porque la nuestra es una mierda, pero preferimos no hacer nada.

Nos han enseñado a ser y a actuar de una manera. Y al que intenta salirse de los límites de lo establecido, se le tilda de loco, de raro.

Luego, en la hora más oscura de nuestra vida, cuando la señora de la guadaña nos visita, nos lamentamos de todo lo que no hemos vivido, de todas esas horas muertas mirando la caja tonta.

¿A dónde hemos llegado? :(

PD: Preciosa foto.

Anónimo dijo...

La verdad que el tema de la caja tonta da para mucho…yo no veo casi la televisión cosa nada extraña si tenemos en cuenta como son la mayoría de los programas que hoy en día se emiten (exceptuando algunas series…) Por ejemplo el programa de “Hombres Mujeres y viceversa” es un programa de Tele 5 que se emite por las mañanas, en el cual 2 mujeres (o dos hombres) deben elegir de entre un grupo de chicos-as a su "media naranja".

En definitiva, se trata de un programa vomitivo en la línea habitual de dicha cadena, con mujeres y hombres de agencia interpretando guiones absurdos y plenos de vergüenza ajena. Lo único positivo de estos programas es la inyección de autoestima para nosotros los jóvenes, después de contemplar a estos seres exentos de cultura y ávidos de dinero fácil.

Y esto es sólo un ejemplo de los muchos programas imbéciles que podemos ver hoy, los llamados programas del “corazón” y es que si encontramos algún debate o algún documental será casi un milagro. Así estamos, creando una sociedad de incultos y bobos…y lo peor cmo bien has apuntado…es que quien se atreva a salir de esa sociedad absurda será “un bicho raro” ¿Lo mejor? simplemente coger un libro…

Oniromante dijo...

Mucha razón, como le gusta decir a un amigo mío: No es indicio de buena salud estar adaptado a una sociedad enferma...