martes, 17 de febrero de 2009

Reflexiones por la calle

Hoy caminaba lejos del camino que normalmente suelo seguir. No fui a la universidad, pasé de que me soltarán un muermo que no tiene nada que ver con cosas importantes...o como mínimo, interesantes.

Decidí dejarme puesto el pijama como piel, pero como suelo estar necesitado de pasar frío...me vestí y salí a la calle.

Me llevé un libro cualquiera (que resultó ser el de Alicia in Wonderland) y me senté en un parque. Estos días son extraños, porque no son "verano" y mucho menos "viernes"...por lo tanto suele estar bastante desierto, se respira ozono y el frío se sienta contigo a charlar. Pero vi a una pareja madre & hija en un banco...la niña tenía un taco de libros a un lado mientras su madre se los leía poco a poco y ,con cierto tono de cuentacuentos, hacía a la niña sonreir.

Viendo esto, solo pude dejar mi libro sin abrir, y atender como la cuentacuentos barbilampiña y maternal, encendía la bombilla de la lectura para la niña...y la mia la enroscaba más a conciencia.

1 comentario:

Guri dijo...

"y siempre es viernes y está de verano..."

me ha recordado a esa canción.