sábado, 24 de marzo de 2012

Happy ending



No hubieron abrazos emotivos, ni miradas de despedida, ni si quiera un adiós...
Decidió no ganar unas piernas por gritar en silencio, calzarse mejor el zapato de cristal, seguir durmiendo eternamente, dejar morir de hambre a la abuelita...


No hay comentarios: